De vida y muerte.

La biología define la vida (del latín: vita), como la capacidad de nacer, crecer, reproducirse y morir. La muerte entendida como el cese de la homeostásis (equilibrio) en un ser vivo; es decir, el término de la vida. La muerte irónica y bellamente implícita en el concepto mismo de vivir y sin embargo no alcanza concepto alguno para entender en el corazón y con el alma cuando ésta sucede. Hoy quiero compartirles algo que me mueve en lo personal.

Un hombre joven (Miguel), dedicado al cien por ciento solo a trabajar, visualizaba poder el siguiente año trabajar menos para vivir más, compartir con su familia y retomar su relación de pareja que había dejado al estar empeñado en sus tareas laborales con tiempo solo para dormir pues entendió que nada vale si no tienes con quién compartirlo. Desgraciadamente ayer fue su funeral al ser víctima de un asalto.

"Vivir no es sólo existir, sino existir y crear, saber gozar y sufrir y no dormir sin soñar".   Gregorio Marañón

Dar por hecho que habrá un "mañana" es una forma de extinguir el ahora, un ahora que es lo único tangible aquí y que no se repite. "Nadie se baña dos veces en un mismo río". Proverbio oriental

Vivir esperando por un futuro, cancelando la felicidad ahora hasta que se alcance la meta en ése allá que aún no existe o viviendo con las añoranzas o los dolores del pasado, son finalmente desde mi punto de vista una forma de sólo existir y desperdiciar el ahora con todos sus tonos pues entendamos que la vida no es rosa sino de colores, cada uno de ellos trayéndonos evolución y aprendizaje que nos enriquece como seres humanos en nuestro paso por aquí.

Todo lleva un equilibrio, tampoco se trata de no planear el futuro al que quieres ir ni de anular tus experiencias pasadas ya que somos el compendio de todas esas experiencias. El punto es no polarizar, estar en el futuro o en el pasado sin aprovechar el ahora. Te pregunto, estás aprovechando tu vida?

"Aprendí que no se puede dar marcha atrás, que la esencia de la vida es ir hacia delante. La vida en realidad, es una calle de sentido único".    Ágatha Christie

Sé que es más complicado disfrutar y aprovechar el ahora cuando se está "enfermo" o cuando alguien que amamos lo está, pero todo cambia cuando cambias de actitud, cuando te atreves a vivir con todos los retos que eso implica y ves en las pruebas de tu fortaleza la oportunidad de mejorarte en todo sentido y trascender.

Si estás a veces hart@ de tanto medicamento, estudios de laboratorio, intervenciones quirúrgicas, cambios de dieta y hábitos, es conveniente mirar con otra perspectiva y considerar que tener acceso a ello significa que puedes agradecer por tenerlo, por vivir en una época donde eso existe y hay grandes avances, agradecer por toparte con éste reto llamado hepatitis c, colangitis, cirrosis, etc ya que implica que finalmente puedes hacer un alto, detenerte para hacerte visible a ti mismo, atenderte con amabilidad y cariño, ser tu propio apoyo y permitirte ser apoyado por quienes te rodean, un grupo de apoyo, familia, pareja, amistades, conocidos, profesionales de la salud e Instituciones interesados en ti.

El perdón también aligera la "carga", salirte de la victimización y la culpa suavizarán tu camino. No sabes cómo? 1) comienza por simplemente decirlo, "quiero perdonar", y entiende que el perdón no es porque el otro lo merezca o no, es porque te alivia. 2) deja de sentirte víctima de las circunstancias o personas y asume la responsabilidad de vivir solo éste día siendo responsable, proactiv@, haciendo que las cosas sucedan y no sólo mirando pasivamente como espectador, es tu vida, eres el actor principal, asúmelo. 3)deja de sentirte culpable, solo eres responsable de tus pensamientos, emociones, acciones y omisiones. No te gusta el resultado de ello? bien, entonces corrige el error, corregirlo te llevará suficiente esfuerzo y dejarás de desperdiciar toda esa energía en lamentarte y castigarte.

Te escribo esto a ti con inquietud, esperando te despierte un ánimo por vivir el ahora de una forma más armoniosa y amorosa contigo mismo y tu medio, esperando que la experiencia de Miguel te haga sentido y no des por hecho tu vida o la de alguien más. Vivir es toda una aventura, el morir llegará y espero también que puedas sentirte lo más satisfecho posible, que cuando llegue puedas decir "valió la pena", que entiendas que la muerte no es un castigo, que es solo un cambio profundo, un nuevo camino y hasta un regalo para quienes así lo creen.

"La mayor rémora de la vida es la espera del mañana y la pérdida del día de hoy". Séneca