Medicamentos dañinos para el hígado

Introducción: El diclofenaco es un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE) comúnmente utilizado para el tratamiento de formas crónicas de artritis y dolor agudo de leve a moderado. La terapia con diclofenaco en dosis completas se asocia frecuentemente con elevaciones séricas de aminotransferasas leves y, en raras ocasiones, puede conducir a una enfermedad hepática grave, aguda o crónica clínicamente aparente. El paracetamol, también conocido como acetaminofén o acetaminofeno, es un fármaco con propiedades analgésicas y antipireticas utilizado principalmente para tratar la fiebre y el dolor leve y moderado, aunque existen pocas evidencias de que su uso sea realmente eficaz en el alivio de la fiebre en niños.

Un estudio reciente ha hecho incapié en la hepatoxicidad que pueden producir medicamentos tan comunces como los previamente señalados, así como algunos más que son relativamente menos comunes. La principal preocupación es que al ser varios de estos medicamentos de venta libre, el usuario puede consumirlos y provocarse un daño a la salud de no usarlos de manera adecuada

Se han notificado niveles elevados de aminotransferasas séricas en hasta el 15% de los pacientes que toman diclofenaco oral de forma crónica, pero son más de 3 veces superiores al límite superior de lo normal en solo 2% a 4%. La enfermedad hepática clínicamente aparente y sintomática con ictericia debida a diclofenaco es rara (de 1 a 5 casos por 100,000 prescripciones, ocurriendo en 1 a 5 personas por cada 10,000 expuestos). Sin embargo, más de un centenar de casos de daño hepático clínicamente aparente debido a diclofenaco han sido reportados en la literatura y, en la mayoría de las series de casos, el diclofenaco se encuentra entre las 10 principales causas de daño hepático inducido por fármacos.

El tiempo hasta el inicio de la lesión hepática varía entre una semana y más de un año después de comenzar. La mayoría de los casos se presentan dentro de 2 a 6 meses, y los casos más graves tienden a presentarse antes.

Investigadores mexicanos lograron identificar los fármacos más tóxicos para el hígado, a través de un modelo computacional basado en inteligencia artificial, informó hoy el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores (ITESM) de Monterrey en un comunicado.

El estudio genómico fue desarrollado por Héctor Alberto Rueda y Roberto Alejandro Cárdenas, estudiantes de doctorado del Tecnológico de Monterrey, bajo la asesoría de la doctora Julieta Noguez y la doctora Claudia Rangel, investigadoras del Instituto Nacional de Medicina Genómica; y la participación de Iván Imaz, colaborador del mismo instituto.

medicamentos toxico

Métodos: El método llamado TimeTGP, en el cual participaron también expertos del Instituto Nacional de Medicina Genómica, emplea minería de datos en series de tiempo para evaluar el efecto que genera cada posible compuesto o fármaco.

Esta herramienta integra también la información de múltiples dosis, tiempos y réplicas, lo cual permitió clasificar los fármacos por nivel de toxicidad.

Conclusiones y comentarios: Los investigadores concluyeron que la isoniazida, el acetaminofén (paracetamol), el fenobarbital, diclofenaco, la etionina y el isotiocianato de Naftilo son los químicos más dañinos para el hígado.

"En general, todos los fármacos tienen un cierto grado de toxicidad, pero es muy complejo detectar sus posibles efectos secundarios", dijo Julieta Noguez, quien lideró junto con Claudia Rangel la investigación.

El sistema evalúa individualmente los fármacos, utilizando un proceso bayesiano, el cual ordena los genes con base en los cambios entre condiciones, tiempos y réplicas.

Posteriormente, el investigador puede realizar análisis sobre múltiples compuestos o fármaco y dosis de la base de datos, para evaluar las hipótesis generadas.

El Dr. Jorge Luis Poo, Hepatólogo Clínico, comenta que el perfil de seguridad del paracetamol es muy bueno, cuando se consume a las dosis recomendadas por el fabricante, que no debe superar los 3 gramos por dia. De hecho la dosis usualmente prescrita es de 500 mg, cada 8 horas, con lo cual se logran generalmente los efectos de control de fiebre o dolor, sin dañar al estómado, al riñón o al hígado, lo cual suele ser más frecuente con los medicamentos llamados AINEs (como diclofenaco, naproxeno, ibuprofeno, ketorolaco, por ejemplo).

Referencia
http://www.jornada.com.mx/ultimas/2018/06/22/itesm-desarrolla-tecnologia-para-identificar-toxicidad-en-farmacos-7330.html

https://livertox.nih.gov/Diclofenac.htm

Artículo de Divulgación revisado y adaptado por el Dr. Jorge Luis Poo. Hepatólogo Clínico, miembro del Comité Editorial de tu portal AMHIGO y fundador del Grupo Mexicano para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas.