La probable cura de la hepatitis C

La nueva generación de antivirales directos promete eliminar el virus en más del 90%, pero aún falta la autorización de más medicamentos y bajar costos en el país.

El director del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ), David Kershenobich, señala que definitivamente la llegada de este tipo de medicinas es uno de los avances más importantes de este siglo en el campo de la investigación médica. Así lo señala Berenice González Durand, la reportera del diario “El Universal”.

"Ofrecen la posibilidad de eliminar el virus en más del 90% de los casos", señala y explica que la gente que no tenga daño hepático tendrá más posibilidades de curación mediante estos tratamientos tomados vía oral y con efectos secundarios mínimos. Incluso la gente que tenga dañado el hígado mostrará una mejoría que repercutirá notablemente en su calidad de vida.

Aún no hay vacuna para la hepatitis C, a pesar de la gran cantidad de estudios que se han realizado al respecto.

"El día que exista habrá la posibilidad de prevención, pero mientras eso sucede, las personas con factores de riesgo se pueden curar", señala Kershenobich, quien señala que la medicación fundamental utilizada en el sistema nacional de salud es "el interferón pegilado más ribavirina. En algunas ocasiones se usan análogos de antivirales directos de primera generación como el boceprevir", señala y agrega que aún se tendría que esperar la aprobación y oferta en México de más antivirales directos de nueva generación para pensar en incluirlos en el cuadro de salud.

El primero de este tipo aprobado en nuestro país para su uso comercial recibe el nombre de simeprevir. Kershenobich comenta que se espera que en los meses siguientes quede aprobado también el sofosbuvir y otro producto aún sin nombre comercial, además de otros más para el 2016.

El primer medicamento forma parte de los llamados inhibidores de proteasa, mientras que el segundo forma parte de los inhibidores de polimerasa. Ambos actúan de manera directa en la célula eliminando el virus.

Para el médico es de esperarse que ante una mayor oferta se puedan bajar los precios que en este momento son inaccesibles para la población en general.

"El acceso de estos medicamentos al sistema de salud pública aún es incierto, pero una vez que ya estén registrados, será el momento para que las instituciones correspondientes analicen qué medicamento sería el que se puede ofertar", señala.
Kershenobish comenta que desde el punto de vista costo-beneficio es mejor eliminar el virus que dejarlo que evolucione con complicaciones como la cirrosis e incluso cáncer.

"Algo que también es muy importante para el tratamiento de la hepatitis C es saber que hay una cura. Esto impacta positivamente en el aspecto psicológico".

 

Referencia

http://www.reforma.com/aplicacioneslibre/preacceso/articulo/default.aspx?id=994532&urlredirect=http://www.reforma.com/aplicaciones/articulo/default.aspx?id=994532

http://archivo.eluniversal.com.mx/ciencia/2015/cura-hepatitis-c-100915.html